La Senda de las Ermitas

El segundo día en Jaca decidí aprovecharlo para madrugar y acercarme hasta Yebra de Basa, un pequeño pueblecito algo más allá de Sabiñanigo, y hacer a pie (en moto es imposible si no eres un hacha del trial) el sendero de las ermitas. Se trata de una senda que los lugareños recorren todos los años en romería recordando el martirio de Santa Orosia y va ascendiendo el monte recorriendo varias ermitas (un total de nueve). De éstas, cuatro están construidas sobre la propia roca, al modo de San Juan de la Peña pero obviamente a una escala mucho menor. Y una de ellas en concreto, albergó (supuestamente) el Grial antes de que éste pasara al monasterio de Botaya. El recorrido total son algo más de seis kilómetros con un desnivel de unos 600 metros, lo que a priori no es nada excesivo para alguien que (como yo) lleva algunos años practicando senderismo…

IMG_3590Digo bien, a priori. Porque aunque lo hubiera hecho adrede, habría sido difícil preparar peor una excursión… Para empezar, lo de madrugar decidí aplazarlo, que narices, al fin y al cabo estoy de vacaciones. Así que, tras el cafe con leche de rigor en Jaca, me plante en Yebra a eso de las 12 del mediodía, obviamente la “mejor hora” para iniciar una ascensión en el mes de agosto. Por supuesto, no llevaba bastón, ya que era la única excursión pedestre de todo el viaje. Ni gorra, porque no pense en ello. Agua sí que llevaba… para ser exactos unos 33cl. u sea, un botellín de los pequeños :-P. Y también es necesario añadir que esos 600 metros se concentran en un tramo algo superior a la mitad del recorrido (vamos, que es como ascender una pared).- Menos mal que a mitad de camino me encontré un pequeño oasis donde el sendero cruza el barranco, y aunque a la subida aun era reticente a probar el agua del rio, a la bajada encontré un pequeño caño medio escondido y me hinche a beber (sin posteriores complicaciones). Me supo a gloria, porque hasta el descenso se me hizo eterno en esas condiciones, para que hablar ya de la subida…

En fin, gracias al caño, al botellín de agua, y a la media empanadilla que mi madre (fan del Ultimo Superviviente) me coló en la bolsa de viaje, pude llegar de nuevo hasta la moto tras un recorrido que en verdad valió la pena el esfuerzo. Pero aun hoy sigo pensando que el mejor momento del día fue la clara de cerveza con limón que me marqué en Sabiñánigo a la vuelta. Aun se me hace la boca agua solo de pensarlo… Y aun me duelen los pies cada vez que miro esta foto, en la que (a tamaño real) se puede ver como la senda asciende serpenteando entre pinos y rocas…

Quienes estén interesados en la ruta pueden encontrar toda la información necesaria en la estupenda pagina de Senderos de Aragón: http://senderos.turismodearagon.com/ruta.php?id_ruta=433

yebra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: