Santa María Colegiata (de los Sagardos Corporales)

Fue construida especialmente para los Sagrados Corporales. En la pared, donde esta su capilla, se puede observar las escenas del milagro, conocido por todo el mundo y documentado oficialmente en el año 1340. Los hechos transcurrieron así: Los Musulmanes, quienes siglos antes habían conquistado casi toda la península ibérica, tenían control de Valencia. Las tropas cristianas de Aragón se unieron para defender sus tierras y reconquistar lo perdido. 

El Capellán D.Mateo Martínez, de Daroca, celebraba una misa en la que consagró seis formas destinadas a la comunión de los seis capitanes de aquellas tropas. Un ataque sorpresivo del enemigo obligó a suspender la misa, ocultando el capellán las formas envueltas en el corporal (pieza cuadrada de tela sobre la que se realiza la Eucaristía) en un pedregal del monte. Rechazado el ataque, del que salieron los cristianos victoriosos, los comandantes pidieron al sacerdote que les diera la Comunión en acción de gracias por la victoria. El Padre Mateo fue al lugar donde las había escondido y se encontró las seis hostias empapadas en sangre y pegadas a los Corporales.

Los comandantes tomaron esto como una señal de que iban a ser victoriosos. Levantaron el corporal manchado de sangre como un estandarte y volvieron triunfalmente a la batalla contra los Moros. Los seis comandantes eran todos de diferentes regiones de España y cada uno de ellos creía que el sagrado corporal debía de ir a su ciudad, por lo que decidieron hacer un sorteo. Tres veces, la ciudad de Daroca fue escogida para ser el hogar del corporal. Pero dos comandantes no estaban de acuerdo. El general principal, propuso una solución: pondrían el corporal en la espalda de una mula árabe que nunca había pisado tierra Cristiana, la dejarían que vagara y donde se detuviera sería el lugar escogido por el Señor para que se quedara allí el corporal.

La mula empezó su jornada seguida por la asistencia cercana de sacerdotes con velas encendidas, y soldados. El primer camino que la mulo tomó fue hacia Valencia, pero nunca entró en esa ciudad. La mula continuó tocando Segorbe, Jérica y Teruel. Pero no entró en ninguna de esas ciudades. Viajó durante 12 días una distancia de más de 200 millas antes de doblar las rodillas y caer muerta en la ciudad de Daroca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: