Archivo de la etiqueta: Bologna

Bologna, Portico dei Servi

Con inicio (o final) en la Basílica de San Luca, “Il portico dei Servi” es el pórtico ininterrumpido más largo del mundo con unos 5 kilómetros de largo, y está formado por 666 arcos… El total de pórticos en Bologna alcanza los 38 kms, muy pintorescos a lo que llegas, pero pelín cansinos a partir del tercer día. Además, en muchos tramos no destacan por su limpieza. Los porticos se construyeron originalmente para albergar a los visitantes ocasionales, y por ello tenían que tener un ancho suficiente como para que un hombre pudiera dormir bajo ellos en caso de lluvia.


Bologna, Basilica di San Luca

Construida a mediados del siglo XVIII, ofrece una vista panorámica de la ciudad y se alcanza recorriendo el “portico dei servi” (o siguiendo la carretera que lleva hasta la puerta). Tiene una peculiar planta redonda, y alberga uno de los iconos de la ciudad, la Madonna di San Luca.


Bologna, Basilica di San Petronio

La Basílica de San Petronio está consagrada al santo patrón de la ciudad. Es una de las más importantes iglesias de Bolonia, dominando la Piazza Maggiore. La construcción, de estilo gótico italiano, se inició en 1390 sobre la planta de otra iglesia pre-románica y terminó en 1663. El interior es muy amplio (por tamaño es la quinta basílica del mundo) e incluye un órgano funcional de 1470, el reloj de sol más grande del mundo y la Capilla en que se coronó emperador Carlos V.


Bologna, Piazza del Nettuno

La estatua, creada en el siglo XVI por Gianbologna, es uno de los emblemas de la ciudad.


Bologna, Palazzo del Podestà

Su construcción comenzó en el 1200 y fue la primera sede del gobierno civil. Los almacenes de los comerciantes y los artesanos se situaban bajo los arcos, y las actas y contratos se firmaban bajo las escaleras del primer piso del palacio.


Bologna, las dos torres

Garisenda y de los Asinelli. Símbolo comunmente reconocido de Bologna, estas dos torres gemelas estaban colocadas estratégicamente en el punto de entrada en la ciudad de la antigua via Emilia, que obviamente no se corresponde con la disposición urbanística actual. Realizadas en ladrillo, tuvieron importantes funciones militares (de observación y defensa), además de representar con su imponente presencia el prestigio social de las familias. A finales del siglo XII se contaban en Bologna un centenar de torres, de las que sólo una veintena han sobrevivido a los incendios, las guerras y los derribos. Recientemente se volvió a colocar ante ellas una estatua de San Petronio obra de Gabriele Brunelli en 1670, que había sido retirada en 1871 para facilitar el tráfico rodado.

La Torre Asinelli se construyó en 1109-19. Mide 97,2 metros y presenta una inclinación de 2,23 metros. Alberga una escalinata de 498 escalones terminada en 1684. La Torre Garisenda se diferencia por su menor altura (48,16 metros) y la fuerte inclinacion (3,22 metros), debida a un precoz e importante hundimiento del terreno y sus cimientos. A mitad del siglo XIV se hizo necesario su rebaje, pero Dante la vió en su esplendor y la nombra en el canto XXXI del Infierno (dicen; confieso que yo no me lo he leído).


Bologna, las dos torres por la noche

Para más información, ver el comentario de las torres por el día


A %d blogueros les gusta esto: