Archivo de la etiqueta: Burgo de Osma

Catedral del Burgo

IMAG0049

La Catedral románica que comenzó a construirse en tiempos de San Pedro de Osma se mantuvo poco tiempo en pie, pues fue demolida para construir la gótica actual. Las obras comenzaron en 1232.

IMAG0047De época renacentista cabe destacar la entrada de la capilla de San Pedro con monumental escalinata, la capilla de Santiago y alguna portada del claustro. Del barroco hay que destacar la monumental torre, obra de José de la Calle y remate de Juan de Sagarbinaga, que señorea el perfil urbano y es el símbolo más significativo de El Burgo de Osma. Barrocas son algunas capillas así como la mayor parte de los retablos. La más importante ampliación llevada a cabo en la Catedral se realizó en el siglo XVIII: sacristía mayor, capilla de Palafox, girola y otras dependencias construidas en época de Carlos III, con el objetivo principal de dotar al templo de unos espacios dignos con motivo de la prevista beatificación de Juan de Palafox. Las trazas fueron de Juan de Villanueva. Sabatini intervino en la conclusión de la capilla palafoxiana.


Burgo de Osma, muralla

IMAG0046

La muralla encierra el núcleo medieval burguense. Fue levantada por el obispo Pedro de Montoya en el siglo XV. Es de mampostería de cal y canto con sillares en los  ángulos que sirven de refuerzo y está coronada de almenas. De las varias puertas que en ella se abrieron, sólo se conserva la de San Miguel.

IMAG0045


Castillo de Osma

IMAG0042

El castillo de Osma está situado en un cerro situado en la margen izquierda del río Ucero. En sus muros se pueden contemplar piedras procedentes de Uxama, ciudad arévaca y luego romana, que fue la base para la fundación de Osma. El recinto exterior y la torre del agua, que avanza cerca del puente hasta el borde del camino, se construyeron en la segunda mitad del siglo XV.

Las vicisitudes militares que padeció la ciudad de Osma desde los siglos VIII al XI (sobre todo durante el X) hacen difícil asegurar el momento de construcción del castillo de Osma. Existía en el siglo VIII, pues la fortaleza de Osma figuraba en la relación de plazas fuertes situadas en territorio árabe y que pasaron a los dominios del rey asturiano Alfonso I (739-757). Tras los duros avatares de la Reconquista y la muerte de Almanzor en el año 1002, el castillo de Osma pasó a manos cristianas el 1011, por gestión del conde de Castilla Sancho García (995-1017). Desde entonces el castillo de Osma, enclave estratégico en la frontera media del Duero, conoció la paz, pero no la tranquilidad pues fue testigo de la reorganización del territorio tras alejarse el peligro musulmán, de rivalidades nobiliarias, de disputas señoriales, pleitos jurisdiccionales y presencias episcopales.


A %d blogueros les gusta esto: