Archivo de la etiqueta: Daroca

Puerta Alta y Puerta Baja

La calle mayor de Daroca discurre a lo largo de una rambla natural, por lo que cuando llueve con ganas se ve inundada con facilidad. En ambos extremos de esta rambla se levantan la Puerta Alta y la Puerta Baja, respectivamente.

La Puerta Alta es la menos vistosa; fue transformada en el siglo XVII. La Puerta Baja, por contra, era la vía de acceso a la ciudad para quienes llegaban a ella desde Valencia, Madrid y Teruel, y por eso resulta mucho más vistosa. Esta formada por dos torreones cuadrados separados por un arco amplísimo que tiene su justificación: es necesario un acceso de grandes dimensiones para poder evacuar el agua durante las tormentas y evitar que la calle mayor quede anegada. Cuenta la leyenda que en cierta ocasión no pudieron abrirse las puertas a tiempo y la puerta ejerció de dique amenazando con inundar la ciudad entera. Entonces, una rueda de molino desprendida bajo rodando a lo largo de la calle hasta chocar contra las puertas y forzar su apertura, impidiendo el desastre. Hoy en dia aun se puede ver esta rueda en Daroca, aunque es más que probable que la leyenda no tenga ninguna base histórica.


Iglesia de Santo Domingo

La Iglesia de Santo Domingo se construyó en el  siglo XII y destaca por ser uno de los puntos de arranque del estilo mudéjar en Teruel, en concreto su torre, que se inició en estilo románico puro (sillería y columnas en cada cara) y se continuó pronto en ladrillo y estética mudéjar.

No obstante, aunque la transformación de la torre románica en mudéjar es evidente por el material y ciertos elementos decorativos, no cabe duda que sus constructores se vieron obligados a mantener unos cánones de austeridad y equilibrio románicos, el arte de los conquistadores cristianos. Esto es característico de las primeras manifestaciones del mudéjar.


Santa María Colegiata (de los Sagardos Corporales)

Fue construida especialmente para los Sagrados Corporales. En la pared, donde esta su capilla, se puede observar las escenas del milagro, conocido por todo el mundo y documentado oficialmente en el año 1340. Los hechos transcurrieron así: Los Musulmanes, quienes siglos antes habían conquistado casi toda la península ibérica, tenían control de Valencia. Las tropas cristianas de Aragón se unieron para defender sus tierras y reconquistar lo perdido. 

El Capellán D.Mateo Martínez, de Daroca, celebraba una misa en la que consagró seis formas destinadas a la comunión de los seis capitanes de aquellas tropas. Un ataque sorpresivo del enemigo obligó a suspender la misa, ocultando el capellán las formas envueltas en el corporal (pieza cuadrada de tela sobre la que se realiza la Eucaristía) en un pedregal del monte. Rechazado el ataque, del que salieron los cristianos victoriosos, los comandantes pidieron al sacerdote que les diera la Comunión en acción de gracias por la victoria. El Padre Mateo fue al lugar donde las había escondido y se encontró las seis hostias empapadas en sangre y pegadas a los Corporales.

Los comandantes tomaron esto como una señal de que iban a ser victoriosos. Levantaron el corporal manchado de sangre como un estandarte y volvieron triunfalmente a la batalla contra los Moros. Los seis comandantes eran todos de diferentes regiones de España y cada uno de ellos creía que el sagrado corporal debía de ir a su ciudad, por lo que decidieron hacer un sorteo. Tres veces, la ciudad de Daroca fue escogida para ser el hogar del corporal. Pero dos comandantes no estaban de acuerdo. El general principal, propuso una solución: pondrían el corporal en la espalda de una mula árabe que nunca había pisado tierra Cristiana, la dejarían que vagara y donde se detuviera sería el lugar escogido por el Señor para que se quedara allí el corporal.

La mula empezó su jornada seguida por la asistencia cercana de sacerdotes con velas encendidas, y soldados. El primer camino que la mulo tomó fue hacia Valencia, pero nunca entró en esa ciudad. La mula continuó tocando Segorbe, Jérica y Teruel. Pero no entró en ninguna de esas ciudades. Viajó durante 12 días una distancia de más de 200 millas antes de doblar las rodillas y caer muerta en la ciudad de Daroca.


Daroca

Se trata de un conjunto fortificado rodeado de murallas construidas entre los siglo XIII Y XVI y conservadas prácticamente en su integridad. Destacan en ellas dos puertas defensivas situadas en las dos entradas principales de la ciudad, la Puerta Baja, remodelada en el siglo XVI con dos torreones cuadrangulares, y la Puerta Alta, transformada en el siglo XVII. Cuenta además con otras puertas como la de Valencia o la mudéjar de San Martín de la Parra. En Daroca había tres castillos, el Mayor, el de la Judería y el de San Cristóbal o Torre del Andador.


A %d blogueros les gusta esto: