Archivo de la etiqueta: Yebra de Basa

La Senda de las Ermitas

El segundo día en Jaca decidí aprovecharlo para madrugar y acercarme hasta Yebra de Basa, un pequeño pueblecito algo más allá de Sabiñanigo, y hacer a pie (en moto es imposible si no eres un hacha del trial) el sendero de las ermitas. Se trata de una senda que los lugareños recorren todos los años en romería recordando el martirio de Santa Orosia y va ascendiendo el monte recorriendo varias ermitas (un total de nueve). De éstas, cuatro están construidas sobre la propia roca, al modo de San Juan de la Peña pero obviamente a una escala mucho menor. Y una de ellas en concreto, albergó (supuestamente) el Grial antes de que éste pasara al monasterio de Botaya. El recorrido total son algo más de seis kilómetros con un desnivel de unos 600 metros, lo que a priori no es nada excesivo para alguien que (como yo) lleva algunos años practicando senderismo…

IMG_3590Digo bien, a priori. Porque aunque lo hubiera hecho adrede, habría sido difícil preparar peor una excursión… Para empezar, lo de madrugar decidí aplazarlo, que narices, al fin y al cabo estoy de vacaciones. Así que, tras el cafe con leche de rigor en Jaca, me plante en Yebra a eso de las 12 del mediodía, obviamente la “mejor hora” para iniciar una ascensión en el mes de agosto. Por supuesto, no llevaba bastón, ya que era la única excursión pedestre de todo el viaje. Ni gorra, porque no pense en ello. Agua sí que llevaba… para ser exactos unos 33cl. u sea, un botellín de los pequeños :-P. Y también es necesario añadir que esos 600 metros se concentran en un tramo algo superior a la mitad del recorrido (vamos, que es como ascender una pared).- Menos mal que a mitad de camino me encontré un pequeño oasis donde el sendero cruza el barranco, y aunque a la subida aun era reticente a probar el agua del rio, a la bajada encontré un pequeño caño medio escondido y me hinche a beber (sin posteriores complicaciones). Me supo a gloria, porque hasta el descenso se me hizo eterno en esas condiciones, para que hablar ya de la subida…

En fin, gracias al caño, al botellín de agua, y a la media empanadilla que mi madre (fan del Ultimo Superviviente) me coló en la bolsa de viaje, pude llegar de nuevo hasta la moto tras un recorrido que en verdad valió la pena el esfuerzo. Pero aun hoy sigo pensando que el mejor momento del día fue la clara de cerveza con limón que me marqué en Sabiñánigo a la vuelta. Aun se me hace la boca agua solo de pensarlo… Y aun me duelen los pies cada vez que miro esta foto, en la que (a tamaño real) se puede ver como la senda asciende serpenteando entre pinos y rocas…

Quienes estén interesados en la ruta pueden encontrar toda la información necesaria en la estupenda pagina de Senderos de Aragón: http://senderos.turismodearagon.com/ruta.php?id_ruta=433

yebra


Ermita de Langusto

IMG_3585
También es conocida como la de Las Cruces y es donde se realiza la primera parada en la romería de Santa Orosia.


Ermita de las Escaroniellas

IMG_3586

Es otra de las ermitas que nos encontramos en este sorprendente recorrido.


Ermita de Arrodillas

IMG_3588

Es un pequeño edificio construido sobre una roca, en la que aparecen grabadas en la roca las rodillas de Santa Orosia y la marca del golpe de espada con el que intentaron matarla. Cuenta la historia que esta roca se desprendió desde el puerto, lugar donde fue asesinada.

También podría llamarse así por el estado en que llegué yo a este punto del camino, pero eso es más discutible.


Ermita de San Cornelio

IMG_3601

Llamada así por el hermano de Santa Orosia, que también fue asesinado en estos montes. Es, junto con la de la Cueva, lo más espectacular del recorrido. Esta situada justo bajo la principal, y se accedia a su interior a través de la minúscula escalera que se ve en la foto. Llegar hasta aquí sin deshidratarme fue un triunfo del que estoy sinceramente orgulloso…


Ermita de la Cueva Superior

IMG_3598
Esta me pareció con diferencia la más interesante del recorrido, además de ser la que históricamente guardó el Grial en su interior y la más grande de las que visité, así me extenderé un poco más en los detalles. La Cueva de Yebra aparece “colgada” sobre el precipicio y con el pueblo a sus pies (cuentan que los jovenes de Yebra arrojan una piedra desde lo alto y según los botes que da, son los años que tardarán en casarse). Es cita obligada al hacer recuento de los refugios donde se oculta el Santo Grial ante el peligro de la invasión islámica. Sería en torno al año 715 cuando el obispo Acisclo de Huesca lo trasladaría a la caverna del monte de Yebra, iniciando aquí su periplo por diferentes lugares sagrados del Pirineo oscense. 

IMG_3604Está situada justo encima de la cueva de San Cornelio (en la primera imagen se pueden ver ambas), y se llega hasta ella por una escalera. Todo el acceso fue restaurado muy recientemente, en 2002. Según la tradición, en su interior se encontraron los restos de Santa Orosia, cuyo martirio da forma a todo este recorrido de las ermitas, aunque en la actualidad esos restos se reparten entre Jaca y el propio pueblo de Yebra de Basa (la santa es patrona de ambas localidades, ver más abajo). La versión tradicional del martirio cuenta que Santa Orosia -Eurosia, pues ese era su auténtico nombre, que significa “la buena rosa”- era natural de la ciudad Bohemia de Laspicio, hija de los duques de Boriborio y Ludmila, y a los quince años de edad fue casada mediante poderes con el mítico rey aragonés Fortún Garcés. Partió con su comitiva desde Bohemia, en la cual se incluían su hermano, el infante Comelio, y su tío, San Acisclo, primer obispo de Bohemia.

IMG_3603Cruzaron el Pirineo en octubre del año 870, y tras ser localizados en el Puerto de Yebra por las tropas del caudillo musulmán Mohamad Aben Lupo, permanecieron escondidos en la cueva de Yebra para evitar ser localizados por sus perseguidores. Según la leyenda, tras varios días escondidos, la sed hizo salir a Orosia a buscar agua, momento en el que milagrosamente apareció la cascada que cae sobre ambas ermitas -conocida como el Chorro-, aunque en el momento en que yo la visité, en pleno agosto, la cascada se había reducido casi casi a una anécdota.

Finalmente, los musulmanes capturaron al cortejo y su caudillo propuso a la santa, a la sazón de quince años, que se convirtiese al Islam y esposara con el califa cordobés. Ante la negativa de Orosia, Aben Lupo liquidó a todo el séquito de la santa en la cueva donde estaban escondidos, y la subió a la cima del puerto. Ahí le cortó, primero, los brazos, luego las piernas y por fin, la cabeza. Unos ángeles bajaron del cielo y recogieron los restos para enterrarlos en la cueva en la que se había escondido y había sido descubierta. Siglos después, un ángel le reveló a un pastor dónde estaba la santa. El pastor recogió los restos y depositó su cabeza en Yebra de Basa y su cuerpo, en Jaca. Como anécdota curiosa, el culto de Santa Orosia no está extendido únicamente por la comarca de Jaca, sino que es muy popular también en el norte de Italia.

IMG_3613


Ermita de San Blas

IMG_3595

IMG_3614

También incrustada en la roca, recibe el nombre de un eremita que pasó varios años en una cueva.


A %d blogueros les gusta esto: